Vestidos de fiesta Rosados

Los vestidos de fiesta. ¿Qué elegir?

🥇 Te ayudamos a elegir el vestido perfecto 👌 para cada ocasión. Las tendencias y modelos más exclusivos. 👆

¿A quién no le gusta salir y dar un paseo?¿ Qué persona no pasa la semana trabajando pensando solo en que llegue el fin de semana o el día de franco? ¿Por qué nos gustará tanto las fiestas, las celebraciones? Estas preguntas son de fácil respuesta porque a todos nos gusta dar un paseo.

Todos pasamos la semana pensando en esos días en los que no hablamos de trabajo y hacemos lo que nos gusta. Nos gustan las celebraciones porque son momentos en los que solemos ser libres, y por lo general compartimos con personas que queremos y con quienes podemos ser nosotros mismos.

La fiesta y el vestido, una pareja de siempre

La fiesta ha sido siempre el espacio idóneo para socializar, intercambiar, conocer nuevos amigos, ligar, disfrutar de un buen drama, bailar, un espacio para hacer prácticamente todo lo que nos divierte y nos hace reír. La fiesta es un acontecimiento que esperamos con muchos deseos y expectativas. Muchos solemos marcar el día en el calendario.

Los rituales son diversos y si somos los anfitriones no tendremos tiempo para pensar en otra cosa, ¿verdad? Y aquí viene la divertida fase de preparación.  En cuanto  acordamos la fecha de esa salida, o de esa fiesta de cumpleaños o despedida de soltera (o) hay algo que siempre será común en todos. Pues sí, todos nos hacemos la misma pregunta: ¿QUÉ ME PONGO? Y no digas que no, el qué vamos a ponernos es algo que viene enseguida a la mente y depende de la ocasión el lío que se nos forme en la cabeza.

 ¿QUÉ ME PONGO? ¿Cuántas veces te lo preguntas?

 El lugar, el quiénes irán, la temática, el momento del día, con quién vamos, en qué  vamos, son todos aspectos que solemos tener en cuenta. También están esos que nadas les importa, pero no estamos hablando de ellos ¿verdad?

Vestidos de fiesta largos

Seguro concuerdas con la idea de que antes era más fácil seleccionar lo que usaríamos en cada ocasión. Los límites eran más visibles y las modas menos matizadas. Los hombres, muchas opciones no tenían y aunque las mujeres contaban con más, las tradiciones o las reglas del vestir estaban más definidas. Hoy, es todo más complicado y menos claro que antes. La moda, las tendencias y los estilos hacen que escoger qué vamos a usar sea un problema del día a día.

Por lo general la ropa que usamos está asociada a la actividad que vamos a realizar: trabajo u ocio. A nuestro parecer estos son dos grandes grupos dentro de los cuales hay una variedad significativa de perfiles. En cuanto al ocio podemos encontrar: tomar un café, ir al gimnasio, visitar a amistades o familiares, ir a la playa en fin todo aquello que nos causa placer fuera del ámbito profesional.

La fiesta, de la que hemos hablado antes, pertenece a este grupo que hemos definido de ocio. Ir a una fiesta puede ser uno de esos eventos más complejos para seleccionar un vestido de fiesta. Tanto hombres como mujeres temen a esta fase de preparación. Sabemos que no es lo mismo una boda que una obra de teatro o un concierto de la orquesta sinfónica nacional. Cada actividad tiene sus matices a los que corresponde una forma diferente de vestir.

Un guiño a la historia de los vestidos

La historia del vestuario viene desde la antigüedad, marcada por la necesidad de proteger el cuerpo de las condiciones climatológicas que se vivían. Es por eso que las diferencias entre los estilos en aquellos tiempos dependían del clima que imperaba en las diferentes zonas geográficas. Esto hizo que el vestido se convirtiera en una prenda vital para todos.

La forma del vestido fue cambiando, como así lo hacía el pensamiento y la cultura. Pasó de ser una prenda de uso solamente vital a ser también un accesorio político. Con él se podía demostrar riqueza, por tanto posición social y poder.

El vestido, como debes saber, durante toda la historia de la humanidad ha servido para marcar las grandes diferencias creadas por la sociedad entre hombres y mujeres. Se convirtió entonces en un instrumento de dominación, represión y discriminación. Por suerte, mucho ha cambiado desde entonces. También fue una herramienta de lucha, protesta, y resistencia.

Es por eso que se dice que la historia de la humanidad puede ser contada por el vestido.

Los vestidos de fiesta en 2020

Tendencias de vestidos

Hoy, el vestido es asociado únicamente a una prenda de vestir femenina que es diseñada para dar elegancia en los eventos significativos y aunque mucho ha cambiado, aún se mantienen criterios para seleccionar esta prenda. Los vestidos de fiesta también son conocidos como vestidos de noche o de gala. La selección de esta prenda depende mucho del protocolo y la seriedad del evento como también del momento del día en que se celebrará.

La diversidad de diseños ha hecho que todas encuentren el que más se ajusta a su cuerpo y estilo. Hoy podemos encontrar vestidos de fiesta de talla grande, vestidos de fiesta largo o corto, vestidos de fiesta baratos…. en fin para todos los gustos y cuerpos.

Sin dudas, el vestido nos ha acompañado en nuestro proceso de desarrollo y constituye el reflejo de todos como seres humanos y como sociedad.